TRUQUITOS

¿Habéis comprado una plantita de aromática en el super y se os ha marchitado?

Hoy te damos algunos truquitos para superar las dificultades de adaptación de las aromáticas.

LUZ

Asegúrate de que reciben al menos 4 horas de luz directa al día. Lo ideal para conseguirlo es plantarlas en el exterior, pero como no siempre es posible, escoge un espacio junto a una ventana, preferentemente orientada al sur o suroeste.  No la coloques justo al lado del cristal, a no ser que sean ventanas aislantes o con doble cristal. El espacio que está pegado a la ventana suele estar muy frío en invierno y muy caliente en verano.  Acercarla un poco al centro de la habitación, sin perder el haz de luz directa, será lo ideal.

Cuidado con los radiadores, en las épocas del año en las que la calefacción está encendida,  las plantas se secarán con mucha facilidad.

AIREACIÓN

Una planta cultivada en el suelo tiene espacio para que sus raíces crezcan para los lados y hacia abajo, buscando las zonas que más le gusten: ricas en nutrientes, agua y  aire.

El agua de lluvia o de riego, sólo está de paso el tiempo suficiente como para que las plantas beban, y después se drena de forma natural para volver a dejar que el aire ocupe los poros del suelo.

Esto no ocurre en las macetas. Las raíces no pueden salir para buscar un espacio mejor, el sustrato tiende a compactarse y, si nos pasamos con el riego, el agua mantiene encharcado el sustrato, eliminando todo el aire de este.

¡Hay pocas cosas tan fatales para las aromáticas como ésto!

Para intentar reproducir las condiciones del suelo en tu maceta procura elevarla unos centímetros sobre el platillo poniendo unos taquitos de madera, unas piedras o cualquier otro material de reciclaje que te permita ganar 1 cm sin que el tiesto se desestabilice.

En la composición del sustrato conviene poner, dentro del tiesto, en la parte más baja del mismo perlita, vermiculita o piedritas volcánica que permitan un correcto drenaje, favoreciendo así la aireación de la tierra y por lo tanto de las raíces de la planta.

EN CASAS CON POCA LUZ NATURAL

En casas con poca luz natural siempre tienes la opción de comprar alguna lámpara led, de luz artificial, especialmente diseñada para el cultivo de plantas en interior.

La luz roja es perfecto para la floración y las frutas. La luz azul es buena para la fotosíntesis.

 

También te puedes plantear consumir las aromáticas en fresco como brotes. Es una buenísima opción y resulta muy sencillo si utilizas este tipo de germinadores.